Algo pasa, gilipollas.


Sabemos de la afición de nuestro Raúl por tocar distintos palos: publicidad, cine, televisión y teatro. Un culo inquieto, que se llama en mi tierra. Hoy nos vamos a ocupar de una faceta suya poco explotada: la de director de cortometrajes.
Raúl se ha embarcado dos veces en esta tarea. Una de ellas fue en 2003, con el corto “Algo pasa”, que participó en el festival que organiza cada año notodofilmfest.com y al que hoy, queridos lectores, vamos a poner de vuelta y media.

Antes de dar mi opinión, os voy a animar a que veáis el corto, para que lo hagáis sin prejuicios ni consideraciones previas. Veréis además a Raúl durante unos segundos, interpretando a uno de los compañeros de trabajo del sufriente protagonista.
Nos vemos en tres minutos y treinta segundos. ;)



Algo pasa por la cabeza del director y guionista para lanzarse a contar esta brevísima pesadilla. Y como lo mío no es la crítica especializada ni la psicología clínica, voy a conformarme con contaros lo que yo veo, que no es poca cosa.

Lo primero que te llama la atención es el nombre del protagonista: Raúl. ¿Falta de imaginación? Sería preocupante viniendo de quien viene. ¿Proyección de uno mismo? Más probable, pero no por ello menos preocupante. Aún así, me quedo con la segunda opción. Freud no lo dudaría, y yo no voy a contradecir al padre de la psicología moderna.

Esta consideración abre nuevas posibilidades. Si Raúl, el protagonista de esta historia, es un alter ego del que está detrás de la cámara, entonces podríamos pensar que aquel día, nuestro chico se levantó con el pie izquierdo, hasta las narices de la vecina, del jefe, de los compañeros, del camarero y de la novia. De todo.

Pero Roma no se hizo en un día. El mismo Raúl ha confesado que esto de los cortos es meterse en camisa de once varas, porque el que se embarca, se lo carga todo y en tiempo récord. Así que debemos presuponer que había algo que nos quería contar.

Una forma sencilla de verlo sería el planteamiento: ¿qué pasaría si todas y cada una de las personas que nos rodean se decidieran a decirnos lo que piensan realmente de nosotros? Y al salir al rellano, tu vecina te dejara caer, sin sonrojo, lo puta que es tu novia. Y tu jefe, lo incompetente que eres. Y tu novia, lo bien que se la tira su amante.
Pero reconozco que en lo personal, no termina de convencerme la idea.

Dicen que en este tipo de historias, hay tantas lecturas como ojos que las miran. Ésta es la mía: Raúl, el protagonista, sólo deja de tener la sensación de vivir una pesadilla cuando acepta su propio patetismo. Nos puede doler reconocerlo, pero todos y cada uno de nosotros, para alguna persona del mundo al menos, entramos en la categoría de gilipollas, o de incompetentes, o de mequetrefes. La cuestión es si eso condiciona tu vida y te lo terminas creyendo, o puedes aprender a vivir con ello, jugando a ese mismo juego.

Y vosotros, ¿qué pensáis? ;)

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Madre mía este es penoso,y eso que ya lo había visto que ganas de decir tanto taco y encima sin gracia. Yo el mensaje que le veo si algo tiene de mensaje porque vaya tela sobre todo por el tramo final, es que el tío tiene una autoestima por los suelos y por eso se imagina a todo el mundo tratándolo tan mal hasta que se pone a la altura de los demas y por eso empieza a producir todos esos insultos.Pero que el único msj que te queda es lástima de dinero gastado para estas tonterías. Pero vamos para mi gusto, malo, malo, malo de narices.Respecto a que el personaje se llame Raul pues yo creo que lo eligió porque era su nombre y no su alterego y si no preguntárselo jaja
Aurorita. Nos leemos.

Marta Torné Blog no oficial. dijo...

joder, pues a mí sí que meha gustado el corto. no para verlo mil veces ni tenerlo enmarcado pero anda que no lo poneis fino!jajaajajjaj. eso es ser objetivas y lo demás son tonterías!!

sabía que había hecho cortos, pero gracias a vosotras LO HE VISTO (tanto el corto como el otro corto que está sentado en el mismo corto XDD) y también su otro trabajo e la entrada anterior que no tenía yo mucha idea!!

Raúl debe de estar orgulloso PEAZO blog teneis!!

felicidades.

parchis dijo...

A mí la idea del corto no me parece mala en absoluto, aunque siendo sincera tengo que admitir que, aunque dure poco más de 3 minutos, se me hace demasiado largo y repetitivo.

Eso sí, reconozco que me quedé en la primera interpretación que chiqui plantea, en la del tipo mediocre (o patético xD) en todos los campos de su vida, que por un día puede oír los pensamientos que genera en los demás.

En cualquier caso, partiendo de la base de que se proyecta a si mismo en el personaje protagonista, para mí lo más admirable de todo esto, es la capacidad de reírse de si mismo.

Nicole dijo...

Ostras! Esto me lo habia mandado ya alguien por email. Y seguro que fue antes de que yo supiese quien es Raul, porque no me acordaba de haberle visto en el corto.

En cuanto a cortos, me ha parecido interesante. Hombre, a lo mejor no se gana un premio, pero tiene un puntillo de tragicomedia, porque el prota es bastante patetico.

A mi me ha hecho gracia. Han sido un par de minutos entretenidos. :)

chiqui dijo...

Jajaja, qué brutas sois.
Yo no digo que sea la penúltima obra maestra del séptimo arte, pero a mi no me parece tan malo.
La idea es original, y el protagonista es tan patético que despierta una ternura tremenda.

Es una idea simpática, fruto quizá del apollardamiento generalizado que tenemos los seres humanos, que llevan a una persona a querer plasmar esa idea, no sé. Que no me desagrada vamos. :P

Anónimo dijo...

A mi también me ha gustado, ya no solo porque lo haya dirigido quien lo ha dirigido jeje pero si me ha gustado porque el prota esta muy bien elegido, esa cara de simple hace que te lo creas totalmente.

Eso de que es un reflejo del propio Raúl, pues no sé a lo mejor si pero creo que todos nos hemos sentido así alguna vez, asi que puede ser un reflejo de todos :)

Una faceta más de nuestro Raúl, que de cosas me estáis descubriendo :) gracias chicas!


Luna

parchis dijo...

Madre mía, en los comentarios de este artículo repartimos estopa que da gusto XDDD. Qué gracia lo de la cara de simple del protagonista. Luna, supongo que te referirás a que está bien escogido por saber poner esa cara, no por tenerla, ¿verdad? ;)

Y sí,la verdad es que, a pesar de lo patético que resulta el protagonista, no se hace muy difícil la identificación personal con él. Todos en algún momento de nuestra vida nos hemos sentido Raúl. Yo ayer mismo, sin ir más lejos.... xD.

Anónimo dijo...

esta entrada me ha sorprendido mucho, por varias cosas:
-la capacidad de ser objetivas con nuestro adorado raul.Y es que pese a que es él maravilloso, el corto pues eso,que para llevarse la palma de oro en cannes no es, (tanto taco...) pero bueno, algun mensaje se le puede sacar
-los comentarios que el corto en sí ha suscitado
-ver a la ester la de hospital central(serie que compete con el internado por la audiencia los miercoles) pasarle la sal al prota "raul" (no opino sobre ese guiño del director)
en fin chicas, que yo también he tenido dias de esos en los que puedes leerle el careto a la gente y te estan llamando de todo menos bonita sin pronunciar una silaba.
besitos
lucía, esta vez desde salamanca

Anónimo dijo...

Si parchis, me referia a eso, que el actor lo hace muy bien, no es que él en si tenga cara de simple, es la expresión que pone :)


Luna

Carmen dijo...

Gracias.