Recuerdos de Bailando en Lughnasa

¿No os ha pasado nunca que un conocido de vuestra infancia por cuya descomunal estatura podríais haber puesto la mano en el fuego, sólo levanta del suelo medio palmo más que el común de los mortales cuando os reencontráis con él 20 años después? ¿O que una película que vosotros recordabais sobrecogedora, descacharrante o aterradora, resulta ser un plomazo incapaz de provocaros emoción alguna cuando algún canal se decide rescatarla del cajón recubierto de polvo del que nunca debió salir? Es más, siendo conocedora de la media de edad de los lectores de este blog, lanzo una pregunta inquietante que puede ser ilustrativa de lo que estoy hablando….¿habéis probado a sentaros un ratito frente a la tele a ver la reposición de algún capítulo de Campeones (Oliver y Benji)? ¡Pues deberíais si queréis descubrir como nuestra mente nos tiene cruelmente engañados!

Y es que los recuerdos, aquellas pequeñas cosas que decía Serrat, son sólo el fruto de nuestra percepción de un instante, de un lugar, de una situación, de una persona,…en definitiva, no tienen garantía de autenticidad absoluta. A eso hay que sumarle la complejidad del cerebro humano, que juega con nosotros al “teléfono escacharrado”, haciendo que cada evocación del recuerdo en cuestión, nos provoque ideas, sensaciones o sentimientos, que van distorsionando aquello que nosotros inicialmente percibimos como real.

Esto le pasaba al personaje de Bailando en Lughnasa que Raúl estuvo interpretando hasta hace bien poco en La Guindalera. Cuando Michael recuerda la vieja radio Marconi que puso sonido a su niñez, la represión religiosa a la que su familia estaba sometida, la simpática irrupción de su padre y de su tío en la tranquila vida familiar o la liberación de los instintos de sus tías a través de la música y el baile, es perfectamente consciente de haber incorporado material ilusorio a la construcción de sus memorias infantiles.

Ilustrativo de esto que os estoy contando, es el tráiler de la obra que La Guindalera pone a disposición de quien quiera verlo en su cuenta de Youtube, y que hoy nosotras os acercamos hasta el blog. Disfrutadlo.

4 comentarios:

Chiqui dijo...

Esta obra me ha ido ganando con el tiempo, reconozco que al principio no me atraía demasiado (seguramente influida por lo impresionada que salí de ver "Molly Sweeney"). Pero con el tráiler, ya estoy segura de que me habría encantado. Raúl tiene una voz perfecta para ejercer de narrador.

Y parchis una mano cojonuda para escribir artículos. :)

Aurora dijo...

A mí la guindalera me suena a fiabilidad. De todo lo que han hecho quizás lo que menos me llama la atención es Odio a Hamlet, las demás tienen un pintón. Y me iría a ver cualquiera de sus obras antes que platonov por ejemplo.
El trailer ya lo había visto, Raúl está muy bien caracterizado con las gafas, pero lo vuelvo a ver eh jajaja Un saludo para las señoritas que llevan el blog y para el resto

Nicole dijo...

La voz de Raul es alucinante en esta obra. Hace de narrador y de ninyo y modula el tono de voz de una manera increible. A mi BeL me encanto. Pero si me quede con las ganas de ver MS.

Genial el articulo, Parchis. Chicas, que arte teneis con las palabras. Mae mia! :)

Abril22 dijo...

Según la webforo Vuelven en a finales de Mayo!!! Ais ais a ver qué día lo ponen que nos van a dejar a medias y no nos gusta que nos dejen a medias jajaja!

No sería mejor emitir todo a partir de Septiembre? Jajaja!