Todo lo que sé, lo aprendí de El Internado (El tesoro), por Nicole.

Nicole vuelve a la carga con nuestra dosis semanal de nuevos conocimientos gracias a "El internado". Esta semana, nos da una visión distinta del capítulo El tesoro.

Bueno, pues pese al cabreo que nos llevamos mi musa y yo después de ver el último capi, todavía pude aprender algo de mi querida serie:

- El ejército español sólo tiene DOS suministros de dinamita. Es por eso que a Garrido le costó tanto convencer a su coronel de que se los diese y ahora que se les ha mojado la mecha del segundo la llevan cruda. ¡Se acabó la dinamita!

- Los croissants de El Internado tienen un parecido asombroso a las tostadas normalillas de pan de molde que tenemos en mi casa.

- Anunciarle al malo-supremo que te lo vas a cargar cuando todo esto acabe es lo más acertado que podía haber hecho Amelia dadas las circunstancias. Después de todo, ¿Qué podría pasarte tras semejante amenaza estando encerrada en un internado en el culo del mundo con un terreno enorme y un montón de palas por todas partes?

- Lo difícil que es ir en horizontal por esos pasadizos y lo rápido que se baja en vertical.

- Si vas a robar una pistola, asegúrate de dejar el cajón de donde la trincas abierto de par en par. Más que nada para ver si el medicamento funciona en realidad, o tus compañeros de cuarto se están quedando ciegos (y gilis).

- Por otra parte, si no quieres que te quiten la pistola que estás escondiendo, escoge el lugar mas obvio que encuentres, (mucho mejor en los cajones inferiores de una cómoda), sobre todo si hay niños confinados a un pequeño espacio donde jugar porque seguro que no se les ocurre mirar ahí.

- Efectos secundarios de la medicina anti-virus: Alzheimer’s (en fin… no comment), Síndrome de Atención Deficiente y/o Niveles Elevados de Conformismo. Porque si mi Fermín hubiese tenido sus facultades intactas yo estoy segura que:
1) Se hubiese inyectado P-14 antes de hacer de Super-nanny en la tercera planta.
2) Le hubiese quitado la pistola al pichabrava de Curro PRIMERO, y hubiese ido a ayudar a Lucia DESPUES. (Menos mal que el otro es lerdo y cuando vio que las balas eran de verdad depositó la pistolita en el suelo).

7 comentarios:

chiqui dijo...

Genial la entrada como siempre, ¡jajajaja! Me ha encantado eso de que el auténtico Fermín se habría inyectado el P-14 antes de pasar por esto. Yo también lo creo.

Y cabe señalar que la ropa interior del personaje se ha entristecido al mismo ritmo que la serie. Recordemos que en la primera temporada, capítulo uno, vimos a Fermín guardar una pistola entre su ropa interior (es un hombre de hábitos fijos XD) y teníamos una amplia gama de colorines y corazones. Hasta el gris más oscuro de esta temporada. Fijaos en el cajón.

Ains, qué tristeza...

Aurora dijo...

Esto se va a convertir en un clásico, la visión irónica de Nicole. Igual hasta te contratan para hacer la versión del internado en humor negro :)
Chiqui qué fuerte lo de la ropa interior, os fijais en todo jaja. Bueno, yo también que el capítulo uno me lo tengo rallado. Yo creo que más bien es al revés, igual ese día estaba más desmelenado, pero en el fondo es más de pasar desapercibido.

lucía dijo...

jajajajaja, es que creo que lo único que está salvando a esta temporada infame son vuestras crónicas, chicas, y estas de nicole son un punto.
la verdad es que capítulo tras capítulo hay una cantidad de chicha que sacar...
lo del croissant es verdad! realmente tenía una pinta chuga de veras!
y la evolución en cuanto a tristeza de la ropa interior de fermin da para elaborar una tesis doctoral.
ay chicas, a ver cuando levantamos cabeza porque con este capítulo se lucieron, y mirad que yo era siempre optimista y pedía muy poquito.
Nicole, a ver si en el siguiente capítulo, de lo bueno y brillante que es no tienes pifias que te iluminen para hacer una entrada tan chisposa como ésta! (lo dudo...)

parchis dijo...

Pero la escenita de Amelia amenazando al giramochos fue el punto de humor del capítulo, ¿no? Yo al menos me partí de risa.

Majas, es que hasta los calzoncillos de Fermín están tristes y ojerosos por tanto encierro.

Nicole, nena, cuando acabe El internado voy a echar mucho más de menos tus crónicas que la serie en sí.

Escarlata dijo...

Ains que me meo viva jajaj entre los calzones del Fermin yo tambien echo de menos esos corazoncitos y no la birria del ojo de buey.

Yo tambien quiero el P-14 inyectarmelo xd porque viendo segun que cosas dan ganas de suicidios masivos.

Esperando ansiosa tu ultima cronica del prosimo capitulo porque me da que el calvo ese va a dar para mucho.

Nicole dijo...

Gracias, chicas. Muy poco inspirada estuve yo este ultimo capi. Yo confio en que la cosa va a remontar una vez que salga Fermin de ahi y que terminen de excavar los pasadizos, porque si no la que se inyecta P-14 voy a ser yo. :P

Desde luego, con lo facil que salio la primera lista.

Abril22 dijo...

Genial Nicole las crónicas irónicas jajaja!!!

Cierto que la escena de Te voy a matar de Amelia a Hugo fue de Risa y la primera que se descojona es ella jajaja!!!

Y lo del P-14 es cierto a pesar de no saber qué es jajaja! Antes de comenzar la serie yo me pensaba, si Fermin regresa al colegio y se acuerda de quién es, ya pueden juntarlo con los militares porque es capaz de sacarse la Cápsula del cuello él mismo y se nos degüella, lástima que en vez de la de 8 días fuera la de 48/72 horas...