Fermín en los Archivos Secretos de El Internado



Reconozco que empecé a ver los archivos secretos de El Internado con cierto recelo. Me parecían una excusa burda para soltarnos un refrito de imágenes inconexas y retrasar así la emisión del capítulo de cada semana, con el consiguiente cabreo que eso me provocaba por el hecho de tener que ir a trabajar hecha una castaña al día siguiente.

Luego, cuando me contaron que veríamos, o intuiríamos cosas sobre el final de esta historia, el cabreo se acentuó. ¿Era necesario pillarse los dedos de ésa forma para contarnos algo que ya hemos visto? Me parecía, y me sigue pareciendo, que de alguna forma, si piensan de verdad respetar lo que están mostrando, se la están jugando pero bien.

Hace dos semanas, tuvieron las santas narices de mostrar al protagonista de la serie postrado en una silla de ruedas. El choque emocional entre el público fue pasmoso, no había más que darse una vuelta por los foros para ver la que se había armado. ¿Cómo ha llegado Héctor ahí? ¿Por qué? ¿Qué le hace estar tan triste y cabizbajo? ¿Pero el protagonista no tendría que acabar bien?

Ahí empezó a gustarme el formato. Porque me hace pensar que los guionistas nos tienen reservado un buen final. Y con bueno no quiero decir feliz, obviamente. Esta serie no se ha caracterizado nunca por ser un producto convencional, y ahí estaba la prueba.

La semana pasada, cuando supe que los archivos secretos estarían protagonizados por Fermín, tuve una visión. Me lo imaginé esposado y acusado de algo que no había hecho. Después de verlo, pensé en cardarme el pelo y comprarme un par de velas negras. Acerté de pleno. Pero no por mis dotes adivinatorias, no, sino porque iba en la línea de lo visto la semana anterior. Los buenos personajes han de sufrir hasta el final. Así sea.

Debe ser mi punto masoquista, pero he de reconocer que tanto Luis como Raúl son dos actores que saben sufrir tan bien, que no me gustaría perderme esa versión de sus personajes.

Y ahora nos encontramos con una promesa sobre la mesa: que el espectador tendrá un final innovador, probablemente agridulce… Porque apuesto a que Héctor, a pesar de su aparente infelicidad, habrá recobrado su pasado y su familia. Y porque nos mostraron a un Fermín que se sacrifica por amor, que llegará al final amando a la única mujer que ha amado en su vida, sonriendo ante la que se le viene encima.

Muy sutil, lo reconozco. Lo del anillo fue tan sutil y tan elegante que creo que nadie se lo podía imaginar a estas alturas. ¿Dar carpetazo a una de las bazas de la serie? ¿Y encima apostando por la pareja no protagonista? Ni en mis mejores sueños, de verdad.

Es de admirar que después de cuatro temporadas y cientos de vueltas de tuerca, sigan siendo capaces de sorprendernos así y de mostrar la valentía necesaria para enseñarnos todo lo que nos están enseñando.

7 comentarios:

parchis dijo...

¡Qué buen artículo, chiqui! Me encanta leerte siempre, pero cuando hablas de Fermín, ni te cuento.

Respecto a lo que dices de los archivos, pues como de costumbre xd, totalmente de acuerdo contigo en todo. No me gustó la idea, hasta que no vi a Héctor en la silla de ruedas. El final de la serie promete no ser de cuento de hadas para ninguno de los protagonistas, y en cierta forma es un alivio comprobar que una serie que nos tiene tan enganchados, vaya a tener un final a la altura de las circunstancias.

Carmen dijo...

Bravo bravisimo querida "Pito-nisa"
Ya sabes que opino mas o menos como tú y espero que sea un final verdaderamente sorprendente.
Hoy estoy espesita, por eso no escribo mas :(

Escarlata dijo...

Confirmado somos masocas, nos gusta sufrir.
Y el Raúl lo hace tan requetebien este hombre que con un objeto nos hace intuir tantas cosas.

Escarlata dijo...

Confirmado somos masocas, nos gusta sufrir.
Y el Raúl lo hace tan requetebien este hombre que con un objeto nos hace intuir tantas cosas.

Vanessa dijo...

Me ha gustado tu relato sobre los archivos secretos de Fermín.Seguro ke hubiera sido de otra persona y ni los veis ni nada,jajaja.Pero,claro,al ser vuestro Fermín...la cosa cambia no?? :)

Anónimo dijo...

Q bien escribis, ya quisiera yo escribir así. Gran actualización como siempre chicas! Creo q los guionistas lo q querian eran volvernos locas con el anillito ¬¬ pero bueno q más da si locas ya estamos no?
Confirmo, voy a Madrid a ver a Raúl en el teatro!!!!!!! q ganas! jeje
Ya os contaré, un beso!

Luna

Lau dijo...

Muy buen articulo, chiqui, como siempre.
Tendremos un final de infarto, seguro!!! De acuerdo con todo lo que dices.
Ayyy, la cola que va a traer el anillo...