Escenas de Raúl en 'Raphael, una historia de superación personal'

Después de tanto tiempo colándose en nuestra tele ataviado con uniforme de cocinero, produce una sensación muy extraña ver a Raúl de una guisa totalmente distinta en la pequeña pantalla. Tanto es así, que, a pesar de que a Raúl no le suele faltar pericia interpretativa, resulta difícil creerse a un nuevo personaje tan alejado de Fermín como es el maestro Manuel Alejandro.

Vale, lo reconozco. Admito que muy probablemente, la incapacidad de una servidora para entrar de lleno en la historia, se deba a que la vida de Raphael le viene interesando lo mismo que las técnicas de cultivo de los repollos tempranos en la Escandinavia meridional. Y es que, más que vivir las escenas de Raúl en la serie “Raphael, una historia de superación personal” como parte de una historia real capaz de conmover, lo que me sale es sorprenderme con un Raúl caracterizado con trajes corbata años 60, gafapastas imposibles y expresándose con una gracia jerezana “que no se pué aguantá”. Juzgad por vosotros mismos:



Tengo que decir para quedarme a gusto conmigo misma que, a pesar de haber disfrutado con el vídeo como la que más por el hecho ver unos minutitos de Raúl Fernández en acción, la miniserie no ha sido nunca santo de mi devoción. Por más que se cuente con el consentimiento del interesado y de su familia, por más que el trabajo esté muy bien hecho y la calidad técnica y actoral sea digna de mención, aprovechar el interés despertado por la enfermedad de un personaje público para hacer audiencia a costa de una miniserie que narre tal desgracia, me parece una claro indicador del nivel de la ética televisiva que se gastan los canales patrios. Ahí queda dicho.

7 comentarios:

Nicole dijo...

Parchis, esto me ha matao: "Admito que muy probablemente, la incapacidad de una servidora para entrar de lleno en la historia, se deba a que la vida de Raphael le viene interesando lo mismo que las técnicas de cultivo de los repollos tempranos en la Escandinavia meridional." JAJAJAJAJAJAJAJAJA!!!!!! Creo que has expresado el sentimiento de la mayoria de nosotr@s en cuanto a la trama de la mini-serie.

Dicho esto... Que pedazo de actor es Raul que no he visto ni un apice de Fermin en ese personaje!! Como diria nuestra querida Escarlata : "Que bueno es, el joio!!" ;P (Y cuanto he hechado de menos su precioso acento Madrilenyo!!)

Y, por ultimo, me alegro muchisimo de que sigais como siempre ahi, al pie del 'canyon' trayendonos todo lo relacionado con la trayectoria de Raul.

Aurora dijo...

Que mono él, que gracia y que acento andaluz. Lástima que en la segunda parte saliese tan poquillo.
El traje, el repeinao y si no las gafas le quedaban de cine, tan diferente a Fermín que era lo que veíamos entre semana entonces. Yo a este personaje le tengo ahí entre los que me llaman la atención al lado de el del mal ajeno, chupertopico, el regalo... cositas de estas pequeñas.

Hablando de lo de las vidas de los famosos, en este caso enfermedad, a mí no me importa que se muestren en televisión con el consentimiento como en este caso del interesado. Yo prefiero las ficciones siempre antes que la "telerealidad" porque peor es lo de otros programas en donde la gente va a tirarse la basura a la cara. Eso sí que es asco de televisión Otra cosa es que aparte del buen trabajo de Raúl y actores la serie fuese aburridilla porque como bien ha dicho Parchís la vida de este hombre no es el colmo de la diversión y más si está descompensado el tiempo que se le dedica al futuro y no al pasado ( y no, no es porque quisiese ver más a Raúl jaja).

Y el drama hasta cierto punto. Yo siempre he pensado que mejor un drama sobrio y compensado, vamos que se me hizo pesada.

Últimamente hay moda de mini series, espero que sigan haciendo, tienen sus ventajas, van al grano, los personajes no se pueden desdibujar, el argumento no se estira como un chicle, no te quedas ojiplática cuando acaban y sobre todo el heroe no muere al final ;)

Escarlata dijo...

Que grande Parchis tu relato y los repollos xd jajaj que buena eres.

En cuanto a Raul me gusta verlo tambien fuera de su faceta de Fermin y espero que su proximo proyecto televisivo tambien lo aleje un poco de nuestro amado cocinero vamos que quiero verle en otro registro,miedo tengo a que quieran intentar copiar otra vez el exito del cocinerito vamos repetir un poco la formula, lo del acento por esta vez vale que yo como Nicole lo prefiero con su acento madrileño.

Miki Schneider dijo...

Yo no vi la serie, porque me interesaba pues... eso que tú has dicho xDD O que la reproducción de la almeja macha del pacífico... en fin.
Pero soy masoca y mi amor por Raúl me ha hecho ver el vídeo.
Masoca porque bueno... aunque reconozco que lo hace mejor que el resto del mundo en general, he de decir que lo siento, pero para mí no pasa por jerezano ni aunque lo escuche estando borracha.
Y oh, odio haber tenido que oír esa frase que me ofende de su boca, grgrgr... pero bueno, son gajes del oficio (del suyo, claro xD)

Chiqui dijo...

A mí, la verdad, no me desagradó tanto como esperaba en un principio. Toda la parte de la enfermedad de Raphael sí fue el horror que esperaba, pero es cierto que las partes de Raphael joven y sobre todo, niño, me gustaron bastante más (el niño que le interpretaba es un portento).
Raúl está majete, una experiencia más, pero yo también me quedo con el acento de MadriZ. :P

Anónimo dijo...

Me sorprende este comentario. La miniserie se hizo por el deseo de Raphael de aumentar los trasplantes de órganos, para que la gente sepa que es bueno y que se salvan vidas. Se ve que no la viste. Para una miniserie que se hace con un planteamiento que no sea despellejar al famoso...

chiqui dijo...

Anónimo, obviamente, cada cual puede tener su punto de vista acerca del enfoque de la serie.
Yo, personalmente, puedo decirte que SÍ que la ví, enterita, y que las partes centradas en la enfermedad de Raphael me parece que se centraban en un terreno un tanto morboso y desagradable.
Es lícito que otra persona vea un alegato en favor de la donación de órganos. Ni siquiera una cosa quita la otra. ;)