De héroes e ilustres muertes.

Esta semana, al blog le han traído un regalo. De parte de Bea. Un fantástico artículo sobre la muerte como final para un personaje, sobre héroes que cayeron y creadores que sucumbieron al clamor popular. Disfrutadlo.

Es bien sabido que la muerte se ha usado en numerosos medios bien como elemento dramático o como vuelta de tuerca en forma de giro inesperado para atraer la atención de lectores, oyentes y espectadores. Ha sido así desde tiempos inmemorables y lo más probable es que continuemos en la misma línea. Podríamos buscar miles de razones pero a lo mejor una de las más importantes sería que no deja indiferente a nadie, quizás por el morbo de lo desconocido. Solo con observar los medios de comunicación nos daremos cuenta de su exposición en numerosas noticias.

Nuestras series y sus creadores no se han quedado atrás y han recurrido a ella de forma regular en los últimos tiempos cuando las ideas han dejado de fluir llegando a darse unas tramas quizás demasiado sobreexplotadas. La fórmula funcionó una vez en la ficción “x” y se continúa con ella, precisamente por el shock que representa, esa calidad de definitivo que uno no puede revertir. Volviendo a lo que me dio la idea de escribir acerca de esto observando en el último capítulo cuando Fermín pisó la mina aparte del “otra vez no” me vino a la cabeza un recurso altamente utilizado en la ficción de todo tipo que le vendría como anillo al dedo al personaje si no hubiesen usado tantísimo su faceta de pender de un hilo en cualquier situación, la de la muerte falsa.

Tampoco sé si este término sería el más acertado sin referirme a la posibilidad de que Elvis o algún mito de esas características con todo el respeto siga vivo si no al hecho del engaño que supondría que alguien que inicialmente crees que había muerto no lo esté. No es la primera vez que se usan resurrecciones más o menos afortunadas en estos mundos y ahora daré unos ejemplos de ello.

El primero sería Sherlock Holmes, en principio Serrinford, un detective tirillas, con sentido del humor, fumador de sustancias poco recomendables, con un sentido común que ya lo quisiese yo para mí y muchos otros aspectos que darían para otro folio como estos. Vamos una joya, sin ironía. El señor Arthur Conan Doyle debió sucumbir también a la fascinación de enviar al otro mundo a su personaje más celebre en “la aventura del problema final” pero ante la presión popular tuvo que ser resucitado en “la casa vacía:”

Otro ejemplo sería Superman, ser venido de otro planeta con poderes sobrehumanos y cuya única tara era ser vulnerable a la criptonita, una sustancia que en pantalla fue representada muy llamativamente en forma de cristal verde. Pero no debía ser esa la única debilidad que tuviese puesto que en la década de 1990, Clark Kent fue asesinado por el villano Doomsday, pero sí, lo adivináis, de nuevo fue resucitado pronto. Cosas del clamor popular.

Si nos echamos muchísimo más para atrás en el tiempo nos encontramos con una obra en calado mucho mayor que la de los anteriores mencionados. En “Romeo y Julieta” de William Shakespeare esta última desesperada fingía demasiado bien estar poseída por la dama de la guadaña en pos de su felicidad con resultados desastrosos. En este caso cualquier medio valía para lograr su fin, el de estar eternamente en compañía de su amado en contra de las familias de ambos, cosa que lograban pero no como ellos deseaban. La muerte de los dos en esta ocasión servía como instrumento para acabar con las rencillas fomentadas hace mucho tiempo entre las familias a las que pertenecían.

En la excelente Diez negritos una dama del misterio como Agatha Christie también jugó con el papel de muerte-no muerte. En ella diez personas reciben cartas del señor Owen, un desconocido para todos en las que se les invita a pasar unos días en la isla de Devon. Una misteriosa canción infantil a juego que rezaba aquello de "Diez negritos salieron a cenar; uno se ahogó y entonces quedaron nueve. Nueve negritos estuvieron despiertos hasta muy tarde; uno se quedó dormido y entonces quedaron ocho…” sumada a unas figuritas de porcelana que se esfumaban misteriosamente al compás de las macabras desapariciones hacían que las muertes de los personajes uno a uno encajasen demasiado bien en la letra.
Por supuesto la sorpresa estaba garantizada, y puedo decir que afortunadamente fue uno de los libros que disfruté antes de que alguien me despellejase de qué trataba, porque es raro el buen lector que no le ha echado mano.

Mi último modelo es el conde de Montecristo donde se nos presenta a Edmundo Dantés (no confundir las nuevas generaciones con Leonardo Dantés puesto que la televisión casposa hace mucho daño), una persona que parece tenerlo todo, que es amado pero que por causas inesperadas es traicionado y obligado a pasar años en una prisión situada en el castillo de If, que uno se imagina imponente. Os podéis figurar que abrigado por las horas interminables y los muros su ánimo resulta herido convirtiéndolo en una persona huraña, oscura y con deseos de venganza aunque lo más interesante es la ambivalencia de carácter que presenta al desear abandonar sus malos propósitos en ocasiones. Y así se hace pasar por muerto logrando por fin escapar y ser su Némesis, el conde de Montecristo, moviéndose entre los dos sentimientos, el de la crueldad y el de desistir y querer ser perdonado. Vamos, un atormentado de los de toda la vida.

Todos ellos han quedado inmortalizados, por el respeto con el que fueron tratados y por la aceptación que lograron al ser tan bien retratados pero también porque un buen final es tan importante como un buen principio. Y yo me pregunto que ejemplos de muerte o no muerte se nos darán en la serie (de los segundos tengo dudas que se de alguno), como serán presentados y en cual de ellos se verá Fermín involucrado. Y así me despido esperando que lo que ha salido de mi aburrimiento de este jueves por la tarde haya conseguido el efecto contrario.

11 comentarios:

Magik dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Magik dijo...

Muy buen articulo. Pedazo de curro que te has metido, por cierto ^^

Yo, sinceramente, no sé qué pensar sobre Fermín en este tema. Por un lado creo que como buen favorito mío, es bastante probable que muera, pero por otro lado, pensando como escritora aficionada le dejaría vivir.

Si alguien merece vivir en ese internado ése es Fermín, el héroe, el que se aparta, se la juega, por los demás. De hecho (y no tengo nada contra la familia Espí), me revienta un poco que se hable del final feliz para ellos y no para Fermín, María e Iván (y voy a meter a Julia también) porque si ha habido una familia puteada, ésa es la de nuestro adorado sheriff, cocinillas, etc.

PD: Uis, qué intensa me he puesto, xD.

PD2: Perdón por el comentario suprimido, pero estoy de estrangis en clase y no sé qué he hecho, pero me había salido una cosa rara, xD.

Abril22 dijo...

Muy buen Articulo una delicia!

Pues si Globomedia en la serie que nos ocupa ya usado el recurso de la no muerte tantas veces que ya no nos creemos Nada. Y se supone que nos debería afectar porque queremos a los personajes mucho ya que tan buenos ratos nos han dado. Pero la sobre-explotación de dicho recurso es tal que ya cansa e incluso produce astío por repetitivo. Y no es el único recurso que cansa en dicha serie. Si al final mueren todos, la mitad o los chic@s o Fermin y María no nos lo vamos a creer. Y esto es peor porque después de aguantar 7 temporadas ver terminar una Gran Serie y que el final te deje Frio Pufff no lo quiero ni pensar porque el Cabreo puede ser Monumental!!! Por el momento no espero gran cosa del final visto lo regulera tirando a despropósito que está siendo la 7aT!!!

Aurora dijo...

Muchas gracias. Me alegro que os haya gustado :)

Escarlata dijo...

Nena que arte tienes escribiendo, no si en este foro hay unas cuantas que no se porque leñe no se deciden a escribir o a estudiar periodismo.

Este articulo viene que ni pintado despues de ver el capitulo del lunes, ains porque empeñarse tanto en la muerte no muerte de nuestro heroe?

Chiqui dijo...

Bueno, primerito de todo enhorabuena a Bea por el artículo. Es una delicia total ese recorrido por los héroes populares muertos y resucitados.

Sobre el final de Fermín, a mí no me importa tanto el qué ocurra sino el cómo ocurra. Lo que quiero es que su final sea DIGNO del gran personaje que ha sido.

Si Fermín tiene una muerte épica, valiente, que deje a la mitad de la audiencia destrozadita, yo me conformaré porque, aunque no es el final que se merece Fermín, sí es un buen final para su trayectoria como personaje.

Si puede salir de ese internado junto a María, Julia e Iván, entonces también seré feliz, aunque el happy end sea menos impactante.

Mi previsión es que Fermín morirá. Siempre lo he pensado y sigo pensándolo, aunque también creo que cuando llegue ese momento, no se lo va a creer nadie después de tanta muerte anunciada.

parchis dijo...

Y tanto que ha conseguido el efecto contrario, Bea: muy muy buen artículo.

Yo estoy de acuerdo con chiqui en todo lo que dice arriba, y también soy de ésas que podrían disfrutar con una muerte de Fermín al final de la historia. Me explico. Si hubiese muerto gaseado por el ejército en el capítulo anterior, me parecería todo un despropósito como final a un personaje que ha aportado tanto a la trama de la serie, pero si resulta que muere salvando vidas en un escenón de los de aupa, me daré por más que contenta.

Aurora dijo...

Gracias, guapas. Me alegra que os haya entretenido. Yo creo que Fermín morirá, solo espero que sea una escena bella en la que esté acompañado de la gente que quiere. Vamos, lo que dijimos en el foro, más que el qué, la forma en que lo hará.

lucía dijo...

genial artículo, Bea, que bien te sienta el aburrimiento ;)
gracias a lo que has escrito, me han entrado unas ganas terribles de leerme el libro Diez Negritos, (no se por qué no lo he hecho hasta ahora!).
Respecto al final de Fermin en la serie... yo quiero un final feliz de esos de comer perdiz, todos felices y contentos, pero los sres guionistas que son unos cachondos, creo que lo quieren ver muerto, porque si no a que vienen todos esos finales? tanto va el cántaro a la fuente...
de todas maneras si nuestro héroe la espicha, me uno al clamor popular, y solo pido que sea de una manera épica y digna
de nuevo felicidades Bea :)

Nicole dijo...

Bea!, chica perdona que no haya comentado antes. Me lei el articulo el viernes, y con los problemas de conexion y tal no pude comentar.

En fin, que me uno a tu lista de fans. Menuda currada de articulo! :-)

Pero como habeis dicho casi tod@s, si matan a nuestro Fermin, espero que no sea una muerte chorra o predecible. Espero que se lleve a unos cuantos con el y salve a otros tantos. Aunque, con tanta expectativa de su muerte, ahora a lo mejor a los guionistas se les ocurre darles un final feliz a la familia de Fermin y fulminar a los Espi. Os imaginais??????? :P

En fin, que mas vale tarde que nunca y que me ha encantado esta entrada. Escarlata tiene razon. Muchas de vosotras deberiais meteros a periodismo, porque tela de talento!!!!

Aurora dijo...

Gracias. A ver que nos depara lo próximo.