¡Que vivan los novios!

Como en toda buena boda que se precie, los regalos son una parte importante de ella. Esta que nos ocupa en estos días no iba a ser menos.
El primer regalo llega en forma de imágenes: un pequeño álbum de fotos de Fermín y María en ese día que muchos seguidores de la serie estaban esperando. Gracias a la webforo, podemos ofrecéroslas en exclusiva.
El segundo, pero no menos importante, nos llega en forma de texto. Quizá si hubiéramos querido escribir, cualquiera de nosotras, una entrada apropiada para estas imágenes, jamás habríamos conseguido algo ni remotamente parecido a este escrito que Adriana nos ha regalado. Aunque lo parezca, que estas fotos se publicaran junto a este texto no estaba preparado. Pero así somos las fermarías. Presumiendo de conexión mental transoceánica. ;)



Si tengo que ser honesta, lo primero sería decir que he tenido unos últimos días llenos de emociones, sobresaltos, paseo por las nubes y sentimientos de tristeza, todo a la vez. Hace mucho rato que no me inspiraba a escribir nada sobre estos dos, mayormente por falta de tiempo, pero también por la actualización constante y siempre esperada del blog y que me llenaba de información; no necesitaba generar.

Este momento histórico - como dice alguien-, este acontecimiento no puedo ni quiero pasarlo por alto; ha sido más fuerte que yo. Por eso, sentada, y con montón de trabajo aún por hacer a mi alrededor y que se va a un plano lejano, no puedo dejar de pensar lo poco que imaginé al principio que en algún momento la relación entre Fermín y María llegaría a este punto, a lo que tanto deseamos, a la boda que se merecían y que tanto quisimos.

Fermín y María nos asustaron mucho a lo largo de la serie, no solo por el acecho constante de la muerte del cocinero, o por los riesgos que entrañaba su trabajo encubierto, sino por sus misterios en la relación con María, por el sufrimiento de ambos cuando no se entendían, y por la idea de pensar que en algún momento ella volvería con Héctor y sería como una más de las series o novelas tontas que abundan por ahí

Pero así también nos regalaron las escenas más románticas que hayamos podido ver en televisión: esa escena inolvidable de la quema del tríptico, cuando le dice que le quiere más que a nada en el mundo, o cuando ella le dice que es el hombre que más ha querido en toda su vida. Sería inútil mencionar más porque todas nos las sabemos de memoria, sabemos dónde hacen una pausa, dónde respira Raúl o se humedece los labios, o dónde Marta pone ojitos cuando lo mira o lo besa. Sin comentarios en las escenas de la habitación porque esas solo pueden recordarse apelando a la memoria porque es mejor. Hemos visto esas escenas miles, millones de veces porque hemos sufrido a la par de ambos, y nos emocionamos y alegramos con ellos ahora también.

Esta historia de amor no podía tener otro fin que no fuera un final feliz, con boda, vestido blanco, flores y padrinos. Tan importante que hasta portada de revista ha tenido; así lo quería el público (cuya población fermaría es casi el 98 jajajaja), y creo firmemente que ha sido éste el que ha luchado y pedido a gritos que la boda fermaría se realizara. Así lo demuestran las fotos, la publicidad, las caras de Raúl y Marta en las fotos posadas aun cuando no era una boda real.

Ya se va cerrando el telón, se va acabando la emoción para algunos porque la serie va tocando a su final, pero nosotras sacaremos los vestidos de madrinas y estaremos allí con ellos, a riesgo de infectarnos con un cochino virus que es peor que la influenza, pero firmes y leales a la pareja más romántica de todos los tiempos. Fermín y María se lo merecen por todo lo que nos han hecho vivir en la serie y Raúl y Marta por cada emoción que nos han hecho vivir con ellos.

Por eso y mucho más... ¡¡¡¡¡que vivan los novios!!!!!!


8 comentarios:

Abril22 dijo...

Nena Adriana te has salido!!! Me pregunto cuántas fotos hicieron de estas escenas. El foto fija de la serie se tuvo que poner las botas. Tendrán Marta y Raúl su álbum particular con decenas y decenas de fotos? Me encantan las fotos que han sacado de la boda. Los Novios son felices a rabiar y lo tienen escrito en la cara. Tienen una Luz Brutal! No sabemos qué les pasará a estos dos quedan 4 capítulos. Que nos quiten y que les quiten lo bailao! Seguiremos comentando!

Nicole dijo...

VIVA!!!

No puedo decir mucho mas. Que las bodas me emocionan mucho, y esta por triplicado.

*se seca la lagrimilla*

parchis dijo...

Jo, Adriana, gracias por tus palabras (decir el artículo queda muy frío con ese torrente de sentimientos que has plasmado). Lo has bordado.

Estas fotos son increíbles. Me parecen las más reales de todas las que hemos visto. Se han lucido, sí señor.

Escarlata dijo...

Adriana hija has escrito lo que muchas pensamos, es para mi desde mi punto de vista una de las mejores parejas televisivas que se han llevado en la ficcion española, yo desde aqui gracias a todas nenas porque esta boda es fruto de nuestras movidas.

QUE VIVAN LOS NOVIOS.

Y ahora a guardas las foticos en mi album particular.

Por cierto tendremos que hablarlo pero tengo ganas de hacer una especie de cuadernillo con fotos de nuestra parejita.

Adriana dijo...

Gracias a ustedes!!
Teníamos que darle nuestro propio regalo, no? y qué mejor que este discurso de madrina a la fuerza?
Las fotos me inspiraron mucho, mucho...
y las bodas también me pueden....

Chiqui dijo...

Yo le tengo que dar las gracias a Adriana por este artículo tan emotivo, ya se lo dije a ella personalmente, que me emocioné mucho al leerlo, y así sigue siendo.

Estos momentos de comunión fermaría me exaltan el alma, jajaja.

Aurora dijo...

Los artículos de Adriana siempre merecen la pena, y es que a ellos se les ve una felicidad que quedan bien guapos. Pues eso, ¡que vivan!

Raquel dijo...

Adriana me encanta el artículo te has salido, la boda para mi lo mas emotivo que ha sucedido, que vivan los novios. Lo bien que quedan Rául y Marta vestidos de novios.